Conflictos por el tiempo (Introducción)

Poder, relación salarial y relaciones de género

Autoras/es: 
Enrique Martín Criado (ed.)
Carlos Prieto Rodríguez (ed.)
Publicado en: Centro de Investigaciones Sociológicas. Madrid.
Año de publicación: 2015

Introducción

Una mujer negra limpia sola de noche una enorme sala llena de mesas y ordenadores en un inmenso y desierto edificio moderno. Esta imagen, habitual en los filmes estadounidenses, nos muestra la subordinación de los tiempos de limpieza a los del resto de actividades, como nos explican Hèléne Bretin o Esteban Martínez en este volumen. Se limpia cuando las oficinas o las aulas están vacías, cuando las máquinas paran, cuando los corredores o las calles no se transitan. Se limpia cuando no se estorba. De ahí que los horarios de la limpieza sean siempre horarios subordinados: se limpia a primera hora de la madrugada o a última hora del día, cuando las otras actividades aún no han comenzado o ya han terminado. Ello les genera enormes problemas a quienes trabajan en la limpieza: acudir a trabajar o volver al hogar cuando no hay transporte público, o cuando este es tan escaso que obliga a largas esperas en paradas solitarias… Pero su subordinación no es una cuestión meramente técnica. Es social; es la subordinación de una actividad a otras, inseparable de la subordinación de unos grupos sociales a otros. La subordinación de los tiempos de la limpieza es la de los grupos sociales cuya ocupación es limpiar —mujeres de clase obrera, con alta proporción de inmigrantes—.

El ejemplo de la limpieza nos muestra dos características esenciales para comprender la distribución social de los tiempos y los conflictos que puede suscitar.

La primera es la interdependencia (Elias, 1982): al vivir en entramados de interdependencia —lo que podemos hacer depende de las actividades de otras personas—, la distribución de los tiempos de cada persona —y su poder de decisión sobre los mismos— depende siempre de los tiempos de las otras posiciones del entramado. Para que un padre y una madre puedan llevar a sus hijos a la guardería antes de ir a trabajar, las personas ocupadas en la guardería han de comenzar a trabajar antes que ellos. Para que los clientes de un hotel puedan disfrutar de los servicios del hotel todos los días a la semana las 24 horas al día, es necesario que muchos empleados del hotel renuncien a sus fines de semana y a estar en sus hogares por la noche (Adler y Adler, 2001).

El aumento de complejidad de las sociedades intensifica las interdependencias: cada vez los entramados de personas de las que se depende son más amplios y están insertos en redes de vínculos más tupidas…

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay