La clase obrera cambia, sus estigmas persisten


Autoras/es: 
Enrique Martín Criado
Publicado en: Revista de la Asociación de Sociología de la Educación (RASE), vol. 7, nº2.
Año de publicación: 2014
Páginas: 367-372.

Aunque la clase obrera redobla sus esfuerzos en torno a la escuela, el discurso de las clases medias culpabilizándola no cede. Precisamente cuando más se implican las  familias obreras en la escolaridad filial, más arrecian las críticas sobre la “dimisión parental”. Cuando más acuden a hablar con los docentes es cuando más se lamenta la distancia de los padres respecto a la escuela. A pesar de que intentan adecuarse a las formas de socialización legítimas,  siguen siendo acusadas, como hace muchas décadas, de no saber  –o no querer- educar bien a sus  hijos. Estos discursos son manifestaciones del  sociocentrismo delas clases medias y superiores -prestas a juzgar en  términos de déficit a las clases inferiores-,pero también legitimaciones de sus estrategias de cierre social –ellos no merecen estar en nuestrasescuelas-.

Únete al debate

avatar
  Sigue el debate:  
Notificarme vía email si hay